Feeds:
Entradas
Comentarios

La felicidad

Foto fiestas 2005- Gina Ruz_0La felicidad de los pobres parece

la gran ilusión del carnaval

la gente trabaja el año entero

por un momento de sueño

para vivir la fantasía

de ser rey, o pirata, o jardinera

y todo habrá terminado el miércoles.

La tristeza no tiene fin, la felicidad sí.

(A felicidade, Vinicius de Moraes).

 

Así le canta un poeta brasilero, en esta canción memorable, a la felicidad y a la tristeza, con un símil del carnaval, tan vital en su natal Río de Janeiro.

Termina una nueva temporada de carnavales en el mundo, entre ellos el de Barranquilla, que vive las tensiones entre tradición y espectáculo, fiesta pública e intereses privados, cultura y negocio. Mientras tanto, en Cartagena, vuelven a soplar vientos favorables para la revitalización de su máxima celebración, las Fiestas de Independencia.

Un tiempo de gozo, un éxtasis compartido. Eso es la fiesta. Es creación, imaginación, libre expresión. Para muchos es también el instante en el que se cumple un sueño luego de meses de trabajo -que también es gozo- para que el sueño vuelva a comenzar.

La felicidad de un maquillador, es que su obra para un disfraz, o su creación sobre el rostro de un danzante, sea intervenida sólo por el sudor de la faena y no por harina, agua o espumas.

Para un músico, la felicidad consiste en que su interpretación pueda ser bailada y disfrutada a plenitud, que no se ahogue con el estruendo de parlantes, o del ruido rodante de camiones con locutores de moda o efímeras estrellitas de televisión en sus quince minutos de gloria.

El bailarín, el disfrazado, que han invertido tiempo, esfuerzo y talento en preparar su participación en la fiesta, encuentran la felicidad en el aplauso del público, en la foto con el transeúnte, en el respeto de los organizadores, en el reconocimiento de su comunidad.

Para el portador de la tradición musical o dancística, la felicidad es vivir su cultura y ser reconocido en ella. Sin verse suplantado por el famoso de temporada, opacado por las lentejuelas y la fantasía, o por la publicidad apabullante del que pone dos o mil pesos y ya se cree dueño de la fiesta.

La felicidad del organizador es haber seleccionado y apoyado lo mejor, tener un presupuesto digno para lograrlo, aliados y patrocinadores en sintonía, interpretar el querer de su ciudad y que sus habitantes se sientan orgullosos de su fiesta.

Para el público, la felicidad es ver la creatividad y la pasión dando frutos cada año. Es ser testigo de la diversidad, la variedad, la tradición, y también la novedad. Gozar de la alegría no estratificada. Encontrarse en paz con el vecino, con el visitante. Disfrutar en familia, y comenzar a soñar cómo puede ser, al año siguiente, protagonista.

Columna publicada en El Universal el 19 de febrero de 2016.

 

2016-01-24 15-01-00

Los desterrados del paraíso. Raza, pobreza y cultura en Cartagena de Indias (2015) es un nuevo aporte para conocer y entender a Cartagena, editado por Alberto Abello Vives y Francisco Flórez Bolívar.

Mi texto: Fiestas de la Independencia: el tambor que no calla, dedicado a Jorge García Usta, Emery Barrios y Édgar Gutiérrez, lanceros de las fiestas en la eternidad, es el último de los quince ensayos que lo integran.

Les comparto la tabla de contenido y en el siguiente enlace podrán descargar el libro completo.  

DESCARGAR LOS DESTERRADOS DEL PARAÍSO EN PDF.

 

Contenido:

—Agradecimientos |15

—Prólogo— La ciudad que se traiciona a sí misma. Miguel Ángel Bastenier |17

—Prefacio— Del arte de prohibir, desterrar y discriminar: Cartagena y sus disímiles narrativas de desarrollo y pobreza. Alberto Abello Vives |21

I. Desigualdades sociales y raciales

—Guerra de razas y nación en el Caribe Grancolombiano, 1810 -1832. Marixa Lasso |57

—Estado, pobreza y control social. La Caja de Ahorros de la provincia de Cartagena, 1843-1853. Roicer Flórez Bolívar |82

—Culto a la piedra, desprecio a la gente: Cartagena en tres escenas. Francisco Javier Flórez Bolívar |110

—Los desterrados del paraíso: turismo, desarrollo y patrimonialización en Cartagena a mediados del siglo xx. Orlando Deavila Pertuz |123

—Prensa local y transformación urbana. Los medios y el desalojo de Chambacú. David Lara Ramos |147

—Élites y modelos de urbanismo. La norteamericanización del imaginario urbano en la ‘sociedad’ cartagenera. Rafael E. Pizarro |171

—¿La isla que se repite? Cartagena en el censo de población del 2005. María M. Aguilera Díaz y Adolfo Meisel Roca |186

—Desarrollo humano y desigualdades en Cartagena de Indias, 1980-2015. Aarón Espinosa Espinosa |220

II. Lenguajes de reclamación política y cultural

—Un lenguaje político para leer a la sociedad. Cultura política popular en Cartagena, siglo xix. Sergio Paolo Solano de las Aguas |253

—¿«Muerte al gobernador y a todos los blancos de la ciudad»? Raza, trabajo y ciudadanía en Cartagena, 1903-1930. Francisco Javier Flórez Bolívar |292

—La Primera Feria de Arte de Cartagena de Indias en 1940. Fracturas del orden cultural centenarista y enunciación de una vanguardia artística local. Isabel Cristina Ramírez Botero |316

—Revista cultural En Tono Menor: intelectuales y el debate cultural a finales de la década de los setenta en la ciudad de Cartagena. Cielo Patricia Puello Sarabia y Sindy Patricia Cardona Puello |358

—Cultura y competitividad: ¿cómo fortalecer la identidad caribe de Cartagena? Jorge García Usta |378

—Construcción de identidad caribeña popular en Cartagena de Indias por medio de la música y el baile de champeta. Claudia Mosquera Rosero-Labbé y Marion Provansal |422

—Fiestas de Independencia: el tambor que no calla. Gina Ruz Rojas |449

—Autores |475

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.